Entendiendo el Trastorno Narcisista de la Personalidad.

Lay
8 min readJun 12, 2023

En 2018 comencé a ir a terapia, la razón de iniciar el proceso de terapia con mi psicóloga era que mi novio me había dado un ultimátum para resolver mi problema con el alcohol.

En esa época, él y yo bebíamos prácticamente diario, pero era evidente que yo comenzaba peleas en las que le reclamaba la manera en la que me trataba y que no me sentía amada por él, como al inicio de nuestra relación.

Durante la primera sesión, profundizamos en aspectos de mi relación de pareja, así como mis hábitos con el alcohol. Antes de finalizar la sesión, mi psicóloga me dejó claro que no tenía un problema de alcoholismo, pero que sería bueno trabajar en la dinámica de la relación.

Esa noche llegué a casa y mi novio me esperaba con una botella de vino. Me dijo que no entendía por qué tenía que ir al psicólogo para tratar mi problema del alcohol. Pensé que quizás era una prueba, así que rechacé su invitación a beber una copa de vino. Él se molestó, pues lo que él quería era una pareja con la que pudiera beber, pero con la que no peleara gracias al alcohol. Así que para llevar las cosas tranquilas, acepté sólo una copa de vino.

Meses de terapia después, y estando completamente sobria, las peleas se volvieron cada vez más frecuentes. ¿La razón? Yo había empezado a poner límites sobre cosas que anteriormente me guardaba en el día a día y que explotaban en forma de reclamos cuando estaba borracha.

Hasta ese momento y por casi 2 años, yo había estado cubriendo prácticamente todos los costos de nuestra vida: renta, comida, servicios, entretenimiento y a veces, viajes. Encima de eso, me hacía cargo de comprar comida y cocinar la mayor parte del tiempo. Había tenido también que contratar a una persona para que hiciera limpieza por lo menos 3 veces en la casa, pues no me alcanzaba el tiempo para mantener la casa en orden.

Mi novio se quedaba en casa la mayor parte del tiempo, no tenía un trabajo fijo y entrenaba en el gimnasio o practicaba artes marciales de 4 a 6 horas diarias, 6 veces por semana, por lo menos. A los casi 30 años de edad no había comenzado una carrera profesional, pues no sabía qué quería hacer con su vida. Y yo, como su pareja decidí apoyarlo hasta que estuviera listo para dedicarse a su verdadera pasión. Sin embargo, regresar a casa a la hora de la comida y verlo en el sofá viendo Friends o The Office, me desmotivaba bastante. ¿Sería que se estaba aprovechando de mi buena voluntad?

En el punto más alto de nuestras peleas relacionadas con la división de tareas y recursos, él consiguió un trabajo como entrenador personal de celebridades y por primera vez, estaba ganando lo mismo o más que yo. Yo estaba feliz de que por fin, podríamos ser una pareja con posibilidades de planear un futuro juntos o una familia. Un par de meses después, terminó conmigo por un mensaje de texto. ¿La razón? Se había involucrado con otra entrenadora personal. Me ofrecía seguir en mi vida si aceptaba ser su roomie, es decir, vivir juntos mientras él salía con otras personas, pero que yo siguiera administrando el apartamento, pues según él, yo lo hacía muy bien. Gracias a los meses de terapia en los que había estado trabajando poner límites, decidí declinar tan interesante propuesta. Y fue en este punto que aprendí sobre el Trastorno Narcisista de la Personalidad.

Photo by Kristina Flour on Unsplash

El trastorno narcisista de la personalidad (TNP)

Probablemente mi historia tiene componentes que cualquiera de las personas que ha compartido una relación de pareja con una persona con trastorno narcisista de la personalidad, podría identificar en su propia historia. Esto se debe a que el mecanismo general es similar: inicia con una etapa de afianzamiento en la que recibimos muchísima atención y amor por parte del otro, luego se nos ubica en nuestro lugar al reclamarnos todas nuestras fallas, después se nos exige ser y hacer cosas para merecer a esa persona en nuestras vidas y finalmente, cuando hemos cumplido nuestro ciclo, se nos desecha sin mayor reparo.

Por otro lado, si la persona con TNP es un familiar: padre, madre, hermano o hermana, la situación se vuelve determinante para tu desarrollo, pues habrá significado depender de alguien que carece de empatía para contigo, en caso de tratarse de un padre o madre; o tener que aprender a manejar el tratamiento manipulador por parte de un hermano o hermana de manera contidiana.

Ahora bien, sobre el Trastorno narcisista de la personalidad:

De acuerdo a PsychologyToday, se calcula que aproximadamente el 1% de la población padece algún nivel de TNP

Lo primero que hay que entender es que el TNP no es una elección o decisión. Es un padecimiento mental en el que los patrones de pensamiento, desempeño y comportamiento son marcados y poco saludables. Al igual que otros trastornos de la personalidad, tiene componentes tanto genéticos como ambientales y se manifiesta en un espectro, en el cual existen casos más agudos y evidentes que otros.

Según PsychCentral, las personas con TNP carecen no sólo de empatía, es decir la capacidad de comprender y compartir los sentimientos de los demás, sino también de la habilidad para entender cómo sus decisiones y comportamientos afectan a otros.

Las personas con TNP suelen ser descritos por las personas que los rodean como individuos egoístas, egocéntricos, arrogantes, demandantes, con una gran necesidad de admiración y reconocimiento. Sin embargo, no todas las personas con TNP se comportan de la misma manera. Existen diferentes manifestaciones de este comportamiento, la mayor parte de los investigadores coinciden en 5 grandes tipos de TNP:

  1. Narcisista abierto
  2. Narcisista encubierto
  3. Narcisista antagónico
  4. Narcisista comunal
  5. Narcisista maligno

Narcisista abierto

Es el más popular de todos y al que la mayoría de las personas se refieren al describir a una persona con TNP. Una persona con este tipo de TNP aparece ante otros como alguien extrovertido, arrogante, déspota, con una imagen exagerada de sí mismo, con necesidad de admiración y reconocimiento, explotadora, competitiva y con poca empatía.

Dentro del modelo de los cinco grandes rasgos de la personalidad (Big 5), las investigaciones conectan a las personas con narcisismo abierto con apertura a la experiencia y extroversión. También se ha encontrado que personas con este tipo de narcisismo tienden a sentir menor tristeza, preocupación o soledad.

Narcisista encubierto

Es un tipo de narcisismo que contrasta con el abierto, pues el narcisista encubierto no encaja dentro de lo que se asocia con un perfil extrovertido y seguro de sí mismo. Al contrario, se le puede identificar como un individuo introvertido, con baja autoestima, con mayor oportunidad de experimentar ansiedad, verguenza o depresión; que reacciona a la defensiva, con tendencias evasivas y a ubicarse en el rol de la víctima.

Se cree que este tipo de narcisismo está vinculado a altos niveles de neurosis y bajos niveles de amabilidad.

Otra característica de este tipo de narcisismo es la manera en la que enfrentan la retroalimentación o la crítica. Al sentirse poco suficientes y vulnerables, reaccionarán de manera violenta y defensiva ante las críticas de los demás, se tomarán de manera más personal los comentarios de los otros y tenderán a poner las responsabilidades de las consecuencias negativas de sus actos en los demás.

Narcisista antagónico

Se considera un subtipo de narcisista abierto, es decir, comparte las características fundamentales con el narcisista abierto, pero se distingue en que su foco va hacia ser competitivo y antagonista, con inclinación a ser ventajoso, competitivo o controversial. Al enfrentarse a una discusión, lo hará de una manera adversaria y argumentativa.

Sus rasgos de personalidad se centran en el desacuerdo, poca amabilidad y simpatía para con los demás. Como consecuencia, tienden a sentir menor confianza en los otros.

Narcisista comunal

Contrario al narcisismo antagónico, el narcisismo comunal le da valor a la justicia y hasta puede considerarse a sí mismo como un ser altruísta, pero según estudios han demostrado, existe una desconexión entre cómo se perciben a ellos mismos y cómo realmente se comportan.

Este tipo de narcismo suele indignarse de manera exagerada y frecuentemente por situaciones morales que van en contra de lo que cree que es correcto y se describen a sí mismo como empáticos y generosos.

La diferencia más grande en este tipo de narcisismo es que se perciben como individuos que merecen poder social y que deben ser considerados de manera primordial para posiciones que requieran alta responsabilidad social o influencia.

Narcisista maligno

Es el tipo de narcisismo que se considera más severo, pues parte de sus características tienden a afectar más profundamente tanto a quienes lo padecen, como a aquellos que se relacionan con alguien de este perfil.

Este tipo de narcisismo necesita más reconocimiento, devoción e incluso adoración por parte de los demás. Esto debido a su necesidad de colocarse muy por encima de los otros. Adicionalmente, podrá manifestarse con espíritu de venganza, sadismo (disfrutar del dolor de los demás), agresividad, paranoia o preocupación constante ante potenciales amenazas ocultas.

Las personas con trastorno de la personalidad narcisista del tipo maligno también compartirán características con las personas con trastorno antisocial de la personalidad, lo que los vuelve susceptibles a consumo de sustancias adictivas o comportamiento ilegal.

Mitos comunes sobre el TNP

Todos compartimos en algún momento de nuestras vidas rasgos de la personalidad o comportamientos que están asociados con el TNP, como competitividad, arrogancia o ensimismamiento, y eso no nos convierte en personas con trastorno narcisista de la personalidad. Tampoco significa que es un padecimiento “pasajero”.

Del mismo modo, que alguien se comporte con confianza en sí mismo, sea asertivo, se enorgullezca de sus logros o cuide su apariencia física (sin importar su género), lo convierta en una persona con TNP.

¿Cuál es el tratamiento para el TNP?

Aunque sí existen tratamientos basados en estrategias para que las personas con TNP mejoren la manera en la que se comportan con los demás, el desafío es que la mayor parte de las personas con TNP no buscan tratamiento, o si lo hacen es cuando las consecuencias de sus comportamientos ya han ido demasiado lejos.

De hecho, según PsychCentral, la mayor parte de las personas con TNP primero buscarán tratamiento para su ansiedad, depresión o manejo de adicciones.

El otro desafío es que, de haber encontrado a un terapeuta, la mayor parte de las personas con TNP no concluyen su proceso terapéutico pues se vuelven defensivos y resistentes al cambio.

No obstante, al ser un espectro, habrá personas con TNP que encontrarán más fácilmente el camino hacia un tratamiento que los ayude a mejorar sus relaciones en la vida diaria. Ejemplos de tratamientos psicológicos usados para tratar el TNP incluyen: psicoanálisis, terapia cognitivo conductual y terapia dialéctica del comportamiento.

¿Cómo el TNP afecta a parejas, amigos y familiares de una persona que lo padece?

Existen pocos estudios que hayan profundizado en el impacto que tiene vivir con una persona con TNP, sin embargo, un estudio en 2020 encontró que las personas que rodean a una persona con TNP suelen sufrir de mayores niveles de ansiedad, aflicción, depresión y baja autoestima.

Tienden a desconfiar de sus propias capacidadades y se sienten inferiores al resto. Otro rasgo importante es la poca capacidad que tienen para establecer límites, pues se han acostumbrado a que negarle a algo a una persona con TNP puede tener consecuencias desagradables.

Aunque la mayoría de las personas terminan por alejarse de personas con TNP aunque sean sus familiares o parejas, también existen personas que necesitarán más apoyo y tratamiento psicológico para poder recuperarse de posibles traumas y estrés generados por este tipo de relación.

Para mí, han pasado casi cuatro años desde que mi relación de 13 años con una persona con TNP terminó, y he de confesar que el camino hacia sanar ha sido complicado y de ninguna manera lineal, pero existen rutas para estar mejor y poder avanzar poco a poco.

Si alguien que conoces padece TNP, es importante que mantengas tus límites claros e identifiques sus mecanismos de manipulación a tiempo.

--

--

Lay

Cult survivor. Raising awareness about manipulative tactics, psychological abuse, indoctrination and cult-like organizations